Cambiar idioma

180407557Para qué

Los datos de absentismo reflejan únicamente una parte de la situación de la empresa con respecto a su productividad. Detrás pueden ocultarse otras realidades igual de relevantes, como el presentismo, la dimisión interior o bajos niveles de rendimiento. Incluso sin presentar datos negativos, muchas organizaciones asumen un coste de oportunidad derivado de no disponer de entornos laborales capaces de optimizar las capacidades y competencias de sus trabajadores.

La construcción de un entorno de trabajo saludable mejora la experiencia de los trabajadores y la proyección social de la organización. De esta forma, el “buen trabajo” deviene no solo en una cuestión ética, sino que se configura como un elemento básico de competitividad de las empresas.

Por eso, queremos ayudar a las organizaciones a desarrollar una hoja de ruta para la mejora de la productividad. Consideramos que es un reto muy estimulante poder aportar valor en un área donde confluyen tanto el bien común de las personas, como el de las organizaciones y el de la sociedad en su conjunto.

Cómo

El Plan Aplica tiene un planteamiento estratégico, sistemático e integral, orientado a la mejora continua de todos los aspectos ligados a la productividad de las organizaciones. Los principios básicos de la intervención serán:

  • Adaptación. La intervención se adaptará a la realidad de cada organización, buscando la utilidad y la proporcionalidad.
  • Implicación. El consultor trabajará codo con codo con el personal asignado por la organización para el despliegue del Plan.
  • Comunicación. Apoyaremos a la organización en la gestión de la comunicación y la dinamización de todos los grupos de interés.
  • Empatía. Todo proceso de cambio genera desequilibrios. Nuestro compromiso es ayudar a la organización a gestionar el cambio, teniendo en cuenta las diferentes sensibilidades.
  • Retorno. Proporcionaremos herramientas para medir el impacto tangible e intangible de cada proyecto.

Qué

El Plan Aplica se concreta en una secuencia lógica de fases, basada en un modelo de mejora continua.

En un primer paso, se realiza un análisis en tres niveles de 10 puntos clave de la organización en relación con su entorno laboral. Este análisis comienza con una indagación rigurosa de los datos disponibles que permita convertir la información en conocimiento y en toma de decisiones. Este análisis se complementa con otras técnicas (autoevaluación, auditoría, métodos cualitativos) que permitan triangular y validar los resultados obtenidos.

En función de los resultados, se planifican programas y proyectos específicos que intervengan sobre los aspectos susceptibles de mejora. Estos proyectos van orientados a desarrollar aspectos relativos a la organización, a la mejora de las competencias de personas o equipos y, en algunos casos, a la intervención sobre problemáticas específicas.

Se diseñarán indicadores de evaluación que permitan medir el impacto de las intervenciones sobre la organización y su retorno.

Al final de cada proyecto se identificarán las nuevas oportunidades de mejora.

En definitiva, el Plan Aplica pretende agregar sucesivos ciclos de mejora en la gestión de la productividad de las organizaciones, generando, progresivamente, empresas más efectivas y capaces de construir una relación mutuamente beneficiosa para sus trabajadores y su entorno.

Resultados esperados

La mejora de la productividad y el compromiso genera un impacto positivo (tangible e intangible) en las personas, las organizaciones y la sociedad.

Sobre las personas:

  • Mejora del compromiso con el trabajo y con los fines de la organización.
  • Mejora de la salud.
  • Incremento del orgullo de pertenencia y sentido del trabajo.
  • Incremento del bienestar subjetivo.
  • Empoderamiento, mejora de la formación y de la gestión del talento.
  • Mejora del entorno relacional.
  • Mejora de la conciliación de la dimensión laboral y personal.

Sobre la organización:

  • Incremento de la productividad.
  • Generación de un entorno saludable y mejora de la salud organizacional.
  • Acceso a dinámicas de cambio positivo.
  • Mejora de la marca como empleador.
  •  Mejora de la orientación de la empresa hacia sus clientes: la satisfacción del cliente empieza por la satisfacción de los empleados.
  •  Mejora de la imagen social de la empresa.

Sobre la sociedad:

  • Beneficios a nivel familiar y relacional.
  • Reducción de los costes directos e indirectos que genera el absentismo y la pérdida de productividad.